La actriz australiana Anna Torv confiesa que es feliz trabajando en Fringe

5 de enero de 2009



HOLLYWOOD — Anna Torv solía soñar con ser actriz mientras cocinaba. "Cuando tenía cerca de 15 o 16 años, mamá trabaja así que solía cocinar la cena en casa", dice mientras toma un café en un hotel del Hollywood Boulevard.

"Donde estaba ubicada la cocina, me podía ver en el reflejo de la ventana mientras revolvía, recuerdo que pensaba 'Dios, no puedo esperar a estar en el Instituto Nacional de Artes Dramáticas (NIDA) y estudiar por mi cuenta, en mi propio departamento'. Recuerdo lo asombroso que eso sería".


Dos años después, parte de ese sueño se hizo realidad. Torv estaba estudiando en el NIDA y tenía su propio departamento.

"Estaba en mi... pequeño departamento, estudiaba de noche. Y me vi reflejada, revolviendo una cacerola y diciendo 'Oh Dios, esto NO es lo que imaginaba'. Creo que fue algo grande, y comencé a reír porque podía soñar muy detalladamente, pero nunca es realmente lo que imaginaste que iba a ser."

La actriz, que interpreta a una intrépida agente del FBI en el thriller de FOX "Fringe", creció en una zona aislada, a una hora de Brisbane, Australia.

Sus padres se separaron cuando ella tenía 8 años y no ha visto mucho a su padre, un locutor de radio, desde entonces. Ella y su hermano menor fueron criados por su madre, quien creó su propia compañía haciendo sombreros y luego remeras y accesorios.

"Creo que la mayoría le da mucha importancia a vivir el momento, a estar presente y 'aquí' y a mí me encanta aferrarme al pasado e imaginar el futuro," dice. "Creo que eso cambió mi forma de pensar, soy una soñadora y una nostálgica, y me gusta esa combinación."

Luego de graduarse, trazó su carrera. "Me impuse metas anuales", dice, con su pelo color miel cayendo sobre sus hombros. "El primero fue ¿puedo conseguir trabajo? Y lo hice. El segundo año fue ¿puedo SOLO actuar? Y lo hice. Luego, ¿puedo vivir haciendo solo las cosas que quería hacer? Luego quise ver si podía trabajar en el extranjero,  así que me mudé a Reino Unido."

Pero antes de dejar Australia para irse a Londres, sufrió una especia de crisis. "Estaba en un punto muerto y sentía que flotaba en el agua", recuerda, con las manos alrededor de su taza.

“Yo tendría 26 o 27 años, y ya no tenía más excusas para ser una niña. Ya era hora de crecer. Y no sabía lo que quería hacer. Entre mediados y finales de los 20 años es una época muy divertida. Los 20 años son geniales porque ya no eres un adolescente, todo está abierto. Crees que puedes hacerlo todo. Eres fuerte.”

"Y entonces es como que todo pasa  y amigos con los que fui a la escuela se están casando y teniendo hijos, y eso fue simplemente increíble para mí que pueda estar pasando. Todavía estaba un poco dando vueltas y viviendo esta despreocupada vida bohemia. ¿Qué estaba haciendo? Había puesto todo en suspenso por una carrera. Así que dije, '¿Qué estoy esperando?'”

Torv, a los 30, ya tenía un pasaporte británico. "Fui a Londres y no funcionó durante mucho tiempo, cuatro o cinco meses, y sólo vivía de mi tarjeta de crédito", dice.

Luego consiguió un trabajo haciendo la voz en off y captura de movimiento para un juego de computadora que se estaba filmando en Nueva Zelanda. En el camino de regreso se detuvo en Los Ángeles.

"Hice audiciones para un montón de pilotos e hice pruebas para cadenas, pero no conseguía ningún trabajo. Luego gasté mi dinero y me fui a Londres e hice un papel en una serie de televisión llamada "Mistresses". Después hice una pequeña parte de “Band of Brothers', pero entonces los escritores hicieron huelga.”

Por fin llegó la audición para "Fringe".

Torv está a la vez sorprendida y encantada con el papel. "Me siento totalmente bendecida. No puedo explicar lo emocionante que fue… creo que uno siempre tiene la sensación de sentirse un poco fuera de lugar, como ¿estoy realmente bien?”.

Ella está bien, muy bien, de acuerdo con uno de los creadores del programa, Alex Kurtzman: "En el momento en que vimos Anna, dijimos 'Ella es para quien hemos estado escribiendo durante todo este tiempo. Simplemente no lo sabíamos’. Fue una decisión muy fácil para todos nosotros”.

Torv, que no está casada ni en una relación, dice que espera casarse algún día. Y mientras está en un  lugar que exige valentía, dice: "Yo oscilo, a veces, si me tienes de buen humor soy bastante extrovertida y a veces, si estoy en un estado de ánimo tranquilo, soy bastante tímida."

Fuente: http://annatorv.com/anna/press/aussie-actress-anna-torv-says-shes-happy-to-be-a-fringe-player

0 comentarios:

Publicar un comentario